Después de cada tormenta, siempre sale el sol

Group of puppies inside the clinic

“Nunca sabrás, mi amor, cuánto te quiero. Por favor no me dejes sin sol.”

Estas palabras fueron las últimas que cantó Meka con mucho amor a su perra Loula después de se falleció inesperadamente. Pero además le hizo una última promesa – encontrar un hogar amoroso para todos sus nueve cachorros de cuatro semanas. 

El mundo de Meka se derrumbó el día que sus padres trajo a Loula a nuestra clínica porque ella estaba muy, muy enferma, y no sabían de otro lugar en donde podrían ir. Nuestra veterinaria pensó que es posible que ella sufriera una infección mamaria o emaciación de tener demasiado cachorros, pero desafortunadamente no pudimos concluir una diagnosis porque se ha fallecido segundos después de su familia frenéticamente la llevaron a través de nuestras puertas. 

Dog smiling with tongue out
Loula sonriendo a la cámara.

El dolor de perder un compañero de cuatro patas es inaguantable en todas maneras, pero Meka sabía que necesitaba estar fuerte para los cachorros que le dicen a Loula “Mamá.”

“Sabían que su mamá no estuviera ahí, pero todavía eran muy juguetones” dijo ella. 

Organizamos servicios de cremación para Loula, pero sabíamos que teníamos que ayudar a esta familia desconsolada en criar casi una docena de cachorros sola. Les dimos fórmula para cachorros y latas después de latas de comida para que tenían una preocupación menos, y les ayudamos con el costo de los servicios de vacunaciones para todos los cachorros.

Puppies cuddling
Angelitos adorables.

“Pensé que iba a tener que hacer todo sola,” Meka lloró después de la presión de contener sus emociones finalmente explotó. Pero somos un refugio seguro, y estamos aquí para ayudarle a la gente, especialmente durante tiempos duros cuando el nivel de emociones es lo más alto. Y por eso, nuestra organización existe.

Las próximas unas semanas consistieron de muchas noches sin descanso, tomando turnos alimentando a los cachorros porque su mamá no estaba allí. Pero al final valió la pena. 

En el tiempo que Loula estaba en las vidas de sus cachorros, Meka dijo que era una mamá fantástica y una compañera que siempre amaba a todos, personas y otras mascotas incluídas. Era muy inteligente y juguetona, tambien. 

Mama dog and puppy cuddling
Loula acurrucándose con uno de sus recién nacidos.

“No había nada de maldad en su cuerpo,” Meka dijo. 

Loula no era un animal de servicio legalmente, pero ayudaba a Meka en mejorar su depresión y ansiedad. Meka tiene experiencia militar y mostrando sus emociones no es fácil para ella. Pero la vulnerabilidad es algo inevitable en este tipo de situación.

“Siempre quería estar a tu lado,” ella recolectó con una sonrisa delicada pero dolorosa. “Era mi mundo. Y me ayudaba en aguantar muchas cosas.”

Desde el primer día que conoció a Loula, Meka se enamoró con ella. Se había ido a pasar tiempo con una amiga que tenía una perra que apenas dio luz a una camada de cachorros. Me mencionó que había estado ahorrando dinero para comprar algo diferente, pero esta cosa no podía comparar al momento cuando Loulita, con ojos cerrados y aprendiendo como caminar, gateó a Meka y descansó su cabeza encima de su pie. Sabía en este momento exacto que quería hacer Loula su mascota. 

A woman and her dog cuddling on the bed
Loula y Meka acurrucándose en la cama.

Me contó de todos los recuerdos preciados que compartían: acurrucándose en la cama, robando comida de su mamá (especialmente los lunchables de pavo) y cantando su canción favorita juntas, Tú Eres Mi Sol.

Y ya ha creado más recuerdos nuevos con los pequeñitos que parecen iguales a su mamá. La familia ha decidido mantener un par de los cachorros, pero Apollo robó el corazón de Meka como lo hizo su mamá.

“Había algo en él,” ella dijo. Suena familiar, no?

Los cachorros son muy energéticos, mordiendo dedos y haciéndose locos por la comida que les regalamos, y constantemente recordando a Meka de su niña, Loula. 

Woman holding a puppy
Meka cargando a uno de los cachorros en nuestra clínica después de vacunaciones.

Antes de todo esto pasó, Meka no tenía ninguna idea de que quien somos o lo que hacemos como una organización. Pero más importante, puede entender mejor la importancia de las cirugías de esterilización/castración y vacunaciones ahora porque sabe que la podría haber salvado de la pena de perder su mejor amiga. 

“No quiero que otra persona tenga que aguantar lo que tuve con Loula,” ella dijo. “Voy a ofrecer asistencia a cualquier familia que tiene los hijos de mi hija.”

Meka sabe que la decisión de esterilizar o castrar a los cachorros es oficialmente la decisión de los dueños nuevos, pero ella lo recomienda mucho y no va a dar un macho y una hembra a la misma familia por esa razón. 

“Los he protegido mucho,” ella explicó. “El legado de mi perra no va a ser arruinado por otras personas.”

Puppy with bright blue eyes
Un cachorro con ojos azules hermosos.

Ella les prometió que estaría allí para las familias, si esto incluye ayudando con recursos o cuidando a los perros si no pueden tenerlos más… Cualquier cosa para asegurar que vayan y se queden en hogares amorosos. Todos los dueños entienden todo lo que ha aguantado Meka, entonces le han prometido mandarla muchas fotos y hacer planes de reunirse en los parques de perros para que puedan jugar juntos en el futuro.

Ser preparado para algo así es imposible, pero en el mundo de Meka, no tomó mucho tiempo para salir el sol y brillar de nuevo. Los nuevos rayitos de sol siempre arrojarán luz sobre el recuerdo de su mamá.

About the author

Digital Content Specialist

Want to get updates sent straight to your inbox? Then sign up for The Scoop and we'll send you the latest stories and info we've been working on. And we promise not to spam you, share your info, or be a naughty dog in any way.

Sign Up

Related Posts

Leave a Reply